Fascinación Acerca de challas por mayor

El año 1982 continuó con esta dualidad de espacios, merced de notables presentaciones de dos elencos universitarios. El primero, de la Universidad Católica, puso en el tablado del Palace el miércoles 8 de septiembre Ánimas de día claro, flamante de Alejandro Sieveking y ambientada en una casa de campo abandonada. Dirigida en su debut en 1962 por Víctor Jara, quien Por otra parte había hecho la colección musical de la obra, traía a Melipilla un elenco compuesto por integrantes de la escuela de teatro de la casa de estudios católica a un precio muy bajo. La crisis 274 apretaba los bolsillos y el país no estaba para gastos, 274 La crisis económica mundial en 1982 afectó duramente a Chile. El Producto Interno Bruto (PIB) disminuyó fuertemente en 1982 respecto del año precedente, el desempleo alcanzó a 30% entre 1982 y 1983, se produjo una disminución progresiva de los sueldos, el gobierno intervino los bancos para rescatarlos de una hecatombe y licitó diversas empresas del Estado. Todo este costo social, como era de esperarse, fue asumido por las familias, fortaleciendo con ello la molestia contra la dictadura (op. cit. Correa et al., p. 293). Las causas de la recesión de los ochenta, a causa de Ffrench- Davis, tuvo su origen en tres shocks externos muy fuertes, facilitados por la extrema apertura económica de Ají. El primero tuvo que ver con los flujos de hacienda, donde: el uso de ahorro externo, después de prosperar a 19% del PIB, cayó a la medio de esa sigla en 1982 y a la cuarta parte en 1983 ( ) Es claro que el elevado deuda registrado en 1981 respondió a un burdo error de la política económica interna, la que permitió un endeudamiento evidentemente excesivo (Ffrench-Davis, Ricardo, Entre el neoliberalismo y el crecimiento con equidad. Tres décadas de política económica en Chile, Buenos Aires, Siglo XXI Editores, 2004, pp ). Sin embargo, argumenta Ffrench-Davis, que sin o con crisis, el resultado hubiera sido el mismo, luego que la Hacienda chilena desde 1977 se venía acomodando, tanto a la estructura de producción como el desembolso, a nivel de entradas de renta insostenible a mediano plazo (op. cit. Ffrench-Davis, p. 175). De este modo, tarde o temprano la Capital chilena hubiera requerido de un ajuste, y ello se ve reflejado en que sin embargo en 1981 se había comenzado a registrar una caída del PIB. El segundo shock extranjero consistió en el incremento a las remesas de intereses,

¿Estás interesado? Rellena el subsiguiente formulario para solicitar golpe a nuestra plataforma online de traspaso directa a Profesionales. Navega por nuestro amplio catálogo de toallas de microfibra al por mayor y realiza tus pedidos de forma cómoda y sencilla, accediendo a tu tarifa de cliente y al stock en tiempo Positivo.

100 en un perímetro de opulencia que él vio construir y que tomaba un tono imponente al momento que todas las miradas se venían sobre su flaca humanidad. Estuvo muy bonito lo de ese día, aunque esa paseo se suspendió y no fuimos, pero luego hicimos una viaje por todo Ají en retribución de lo que no resultó, ahí conocí a varios de los integrantes de la Nueva Onda chilena. En esta despedida de Milenko y Halabí, también pasaron por el escenario Los Dólares, Gastón Bronceado, Los Ovnis, Berzano, y Melipilla se veía representado por Los Clavos Torcidos, The Green Lyon, el poeta Alfredo González, José Zúñiga y una larga nómina. Claro que en su mayoría actuaban como teloneros, cantaban un equivalente de canciones y daban paso a los números estelares de la partida del 007. Ese día de la despedida a la paseo internacional que no fue, la concurrencia aguardaba a Cecilia, apodada La incomparable, porque en los hechos no tenía parangón y se alzaba fácilmente como la mayor figura de la Nueva Ola, que luego entraba en su ocaso. Aunque aún Cuadro un fenómeno vigente de la Civilización popular chilena, con una música y actitud que la hacía desafiante y encantadora. Ella estuvo magnifica, incomparable. Estaba vestida de minifalda blanca plateada y con zapatos de tacón. Remembranza mirarla desde la platea del Séptimo arte Palace y notar ese magnetismo. Una ocasión terminado su show quedé con un hueco difícil de entender y una sensación de que has presenciado algo que sabes que será parte de la historia de los mejores momentos de tu vida, es el remembranza de Antonio Mason, un melipillano que ese día veía a su ídola, la voz que nacida en Tomé había sido la máxima figura femenina de la canción popular chilena. Con cada una de estas visitas, la vida del distrito se conmovía. Arriagada aún Observancia imágenes de esos díGanador ajetreados.

Massoud ideó entonces un multiedificio donde funcionara su Radiodifusión Ignacio Serrano, sus oficinas, y un gran cinematógrafo con decorado. La capacidad de personas, aproximadamente, la convertía en un perímetro con un contenido de primer nivel, al igual que las principales salas de cinema de Santiago. En torno a el sur de la ciudad, en lo que Cuadro considerado el límite del Radiodifusión urbano con El Llanura, un sector temido por su marginalidad, se levantaba con dificultades el sueño de Massoud. Por el ámbito a edificar pasaba un canal que inundaba las incipientes obras, pero al poco tiempo se logró desviar el cauce de las turbias aguas. Sin embargo, este problema sería último, muchísimo menor en el nacimiento del Palace, que entró en un tira y afloja legítimo con el municipio que no le daba fuego verde a la certificado del nuevo recinto. El motivo recaía, entre otras cosas, porque el municipio reclamaba que el patrón no quería entregar el Teatro Serrano, hasta cuando la concesión luego había finalizado 218. Luego le hicie- 218 Este problema con la entrega del Teatro Serrano se arrastró de tal forma, que se caldo a resolver recién para 1969, según consigna El Labrador del 12 de marzo de ese año. El lunes 10 de ese mes se reunieron José Massoud, acompañado de su abogado defensor Héctor Fercovic, con el alcalde Alberto González y la abogada municipal Hilda Reyes. Este armonía fue forzado a causa del incumplimiento del compromiso de Massoud de entregar el teatro el 30 de diciembre de 1968 y de saldar sus deudas por el uso del inmueble. En vista de esto, la alcaldía había arreglado pasar los historial a la justicia. Finalmente, y luego de analizar el caso en sesión extraordinaria del Concejo Municipal del jueves 13 de marzo, se llegó a un avenimiento, aprobando los regidores por unanimidad que Massoud entregara el teatro el 10 de abril de 1969, bajo la condición de que cancelara lo adeudado

Todos ellos tenían papeles en pequeñGanador comedias como Veraneando en Zapallar, de Eduardo Valenzuela Olivos, y sainetes cómicos como La Conflicto de Don Ladislao, de Pedro Malbrán. Esta efervescencia llegó a tanto, que incluso en 1922 la Fiesta de la Primavera melipillana convocó a creadores nacionales y extranjeros residentes en Ají a un concurso rebuscado de sainetes y variedades, con premios en capital. En los meses y años siguientes, arribaría a Melipilla una serie de montajes de tipo cómico. La compañía de variedades Fernández Alarcón lo hizo en tres ocasiones durante 1923, con el sainete de Carlos Cariola, Entre gallos y medianoche ; El sueño del vaquero, de Nicanor de la Sotta; y Almas perdidas, de Antonio Acevedo. Sobre esta última, La País llamaba la atención por ser una obra que tenía en expectativa a todo Chile 119. Y Cuadro Triunfadorí, pues se trataba de un drama con robusto crítica social, tal como en general Cuadro la obra de Acevedo y él mismo, un anarquista, carpintero, dramaturgo e investigador, figura consular del teatro en Chile durante la primera medio del siglo XX. Con estas obras en decorado, Melipilla se las arreglaba para copular en sus espacios parte significativa de lo que sucedía en un teatro chileno en constante crecimiento. Pero el Colón Cuadro un negocio y siguió fiel a espectáculos de música y variedades, novedosos y atractivos. Cantantes y actrices como Elsa Alarcón, Gabriela Ubilla y Olga Donoso ponían sus nombres en carteles, con actores cómicos como el mítico Pepe Rojas 120, quien visitó la ciudad siendo parte de la Compañía Chilena de Comedias de Alejandro Campos, con la obra La apero vacía, de Juan Manuel Rodríguez. 119 La Estado, del 23 de mayo de Rojas acogería en 1961 el Premio Doméstico de Arte, mención teatro

30 Con el cinematógrafo todo andaba admisiblemente en el Teatro Apolo, aunque la comunidad melipillana comenzó con los cuestionamientos. La razón Cuadro que no aparecían en cartelera los espectáculos de zarzuela o teatro que tanto se anhelaban. El reclamo se hizo virulento para el centenario, porque la comunidad no obstante estaba harta de que los fuegos artificiales fueran el gran momento de todos los festejos 91 y querían teatro. Pero esto no sucedía. Lo que había era cinematógrafo con funciones para escolares y manifiesto en general, tan Militar que a él acudía no solamente la élite, sino todavía las clases populares. El negocio debía subsistir y para quienes no sabían acertar ni escribir, lo mejor Cuadro el gran pantalla. Las letras eran pocas, los paisajes muchos y la emoción cada tiempo mayor. Por supuesto, estos espacios no iban a instaurar una igualdad social que extra muros no existía, por lo que la administración del Apolo decidió realizar la primera modificación que consistió en hacer una separación, dejando a un ala la Exposición y al otro la platea. Campeóní, por un lado los más pudientes y otros en aposentaduríTriunfador más baratas, vieron en noviembre el gran estreno de 1910: La Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Teatro Melipilla, la función debe continuar Tanto el Royal como el Apolo fueron instancias iniciales, propias de un camino que se hacía sin tener la experiencia ni el 91 Los fuegos de artificio eran de tal importancia en las celebraciones, que el periódico local especificaba en los díVencedor previos el software de lanzamiento, detallando sus nombres de fantasía, las detonaciones, en qué orden aparecían y que figuras se formaban.

80 cios justos y dos preocupaciones de la sociedad melipillana: que las instalaciones estuvieran en buen estado, y que las películas no fueran pasadas antaño en teatros de barrio de Santiago, puesto que eso aunque significaba que llegaban atrasadas y malgastadas. Esto se cumplió hasta donde se pudo, pues Pérez se preocupó de ataviar el edificio lo mejor posible, mas los años de funcionamiento se le notaban. Manuel Margen fue declarante de estos días de fines de la plazo de Ex educando de la Escuela Parroquial, sin trabajo, llegó a sumarse al staff de cinco personas que laboraban en el Serrano gracias a contactos y conocidos. Su día consistía en hacer el aseo de las dependencias por las mañanas, luego cortar los boletos en las funciones de matiné, vermouth y Incertidumbre. Incluso le tocaba acomodar al manifiesto, avisar de algún desorden y poner el candado para regresar al día siguiente a repetir una rutina intensa. Se llenaba el teatro. Teníamos funciones todos los díFigura en rotativo, a veces hacíamos matiné, distinto y Perplejidad. La matiné empezaba a las dos de la tarde y salía como a las cinco. A las 6 empezaba la particular, esa cloruro sódicoía como a las 8 y media. Después se hacía un aseo rápido y empezaba la función nocturna, recuerda, con la explicación clara de las razones del éxito de presencia que abarrotaba una y otra oportunidad la sala. Instalado en la alborada de un cambio generacional que no dejaría impávido ni a Melipilla ni al mundo, Ribera recuerda que: Bancal la única entretención que había en Melipilla. Se llenaba, había filas de gente, especialmente para las de Cantinflas, las mexicanas, a veces pasaban películas de cowboy, seriales, que también eran muy buenas.

7 Manual de uso y mantención del propietario del departamento / Concepto Design La Dehesa Es importante señalar que cercano con todo lo previo Usted contará con una copia del Reglamento de Copropiedad del Edificio, en el cual se detallan lineamientos, derechos y deberes con respecto a la administración y a la comunidad a la que usted ahora pertenece. 1. GENERALIDADES Su propiedad, de igual forma que las instalaciones y espacios comunes del Edificio cuentan con todos los certificados y requisitos legales aplicables al tesina. Existen algunas recomendaciones generales que deben tenerse presente, y en el caso de modificación de acuerdo a la clase se requiere permiso del Comité de Sucursal y permiso de obra. 1. Su departamento está formado por una estructura resistente y por tabiques no estructurales. 2. Cualquier modificación interior, debe cumplir con lo que se exija en la índole y Ordenanzas y debe contar con los permisos municipales que al respecto se requiera, no debiendo en caso alguno alterarse medios estructurales como muros, vigas, pilares ni losa, entre otros. Como propietario debe conocer tanto en el interior de su unidad como en el foráneo, la exacta ubicación y funcionamiento de llaves de paso de agua, sistema de calefacción, tableros generales de electricidad y corrientes débiles, como Triunfadorí también las víTriunfador de emergencia; de modo que cuando se produzca un problema relacionado con alguna de las instalaciones Usted sepa cómo desempeñarse. Es imprescindible instruir de esto al resto de los ocupantes del sección.

90 nasio bomberil. Y aunque pareciera sin sentido un incendio en el cuartel de Bomberos, sucedió. Razones para la propagación del fuego hubo tres: a) de los grifos no cloruro sódicoía agua, b) las acequias colindantes siquiera tenían agua y, c) a esa hora estaba suspendida la presión de agua potable hasta el mediodía del día posterior. En 20 minutos se extinguió un recinto que solamente ese año había alojado a la Fanfarria Sinfónica Nacional y a figuras de la Nueva Onda como Patricio Renán y Maitén Montenegro. Y sobrevenirían cero menos que 25 años para que el recinto del Cuerpo de Bomberos de Melipilla volviera a tener techumbre 212. La situación Cuadro tensa. Por estos díTriunfador, un Conjunto de vecinos insertaba sus nombres en El Labrador para expresar su solidaridad con el regidor Carlos Agüero y su repudio delante los injustos, groseros y cobardes ataques de Radiodifusión Ignacio Serrano 213. El texto agregaba que como melipillanos nos avergonzamos de la bajeza, ruindad y asquerosidad a que ha llegado la Radiodifusión para atacar a quienes han cumplido con su deber al defender los intereses del pueblo 214. Como corredor único, sin la Escuela Parroquial y sin el campo bomberil, el Serrano quedó solo en el camino, pero no con los mismos problemas de siempre, sino peores. El 5 de marzo de 1968, el corregidor González solicitaba a Massoud la reducción de los precios de las entradas, porque esta alcaldía estima que el Gran pantalla Serrano está cobrando precios exorbitantes, luego que el estado en que se encuentra el teatro que no ofrece las más mínimas comodidades al sabido y acompañado de la mala ca- 212 La reinauguración del Campo del Cuerpo de Bomberos de Melipilla fue el 10 de enero de El Labrador, 3 diciembre de El Labrador, 3 diciembre de lidad de las películas que se exhiben en el gran pantalla Serrano entraría en la categoría D 215.

Otras versiones aseguran que estos bailes son traídos de las tradiciones españolas (corpus cristi) en las celebraciones donde Arcángel Santo Miguel derrota al mal; luego se podría opinar que este danza no es totalmente originario de Bolivia, pero sí nacen allí las modificaciones necesarias para acertar origen a las actuales Diabladas. De esta forma se constituye como individualidad de los grandes bailes del sector andino en Caudillo. En Ají esta danza religiosa llega a desde Oruro, aproximadamente en el año 1952, con ocasión de la fiesta de Nuestra señAhora del Carmen del La Tirana, fecha en que fue invitada la Diablada ferroviaria procedente de Oruro. Después, don Gregorio Ordenes crea en Iquique la Primera Diablada de los siervos de María o Diablada del Goyo. Con el tiempo se han extendido las diabladas por distintas regiones del país (desde Arica a la región Metropolitana) y junto a esto, la danza ha incorporado características locales y regionales.

116 erradicar cunetas, barrer calles y mover piedras por un tercio del salario imperceptible. El teatro se permearía de esta ingenuidad. En 1977, al éxito del coro austríaco lo siguió la regular aceptación de Pedro Juan y Diego, de autoría de David Benavente. La obra del teatro ICTUS 263 incomodó a las autoridades presentes. La alcoba teatral, exhibida un lunes de mayo, ponía en escena a tres hombres de escasos capital, al margen de todo progreso. Bajo el régimen de un empleo precario debían construir y deshacer una muralla, una y otra oportunidad, en un guiñada más que evidente al Plan de Empleo Exiguo que implicaba, en muchos casos, el sin fuste de mover piedras cerca de un lado de la calle para luego volver a ponerlas donde mismo. Una de las curiosidades del teatro que se presentaba en Melipilla Bancal que se trataba de obras con instrumentos que no podían sino incomodar a los mandos militares y autoridades del régimen, pero que aún Vencedorí se promovían. Roberto Mesa, ex estudiante de arte y música, disfrutaba de esas funciones organizadas por Eduardo Mallea, en su opinión el mejor gestor para traer espectáculos que ha tenido Melipilla. Yo fui a muchas de esas obras que vinieron a Melipilla. Una de las que me encantó fue Pedro, Juan y Diego. Eduardo, que Bancal los adscritos. entrar aqui En el afán de disminuir el desempleo, los trabajadores reclutados a través de los municipios, muchas veces debieron realizar labores sin sentido y con desprecio incremento. Para un estudio de éste y otros programas similares durante la dictadura véase: Clavel, Carlos (ed.), Estudio sobre los programas especiales de empleo, Santiago de Chile, Departamento de Economía Universidad de Pimiento, Por estos díGanador, el teatro Ictus recién se levantaba tras los primeros primaveras de un ataque que había dejado a las compañíVencedor teatrales en un nivelación precario. En relato al ICTUS revísese: op.

70 entrada para advertir al pianista polaco Tadeusz Gorecki, quien se encontraba en una expedición internacional y se anunciaba como una estrella de nivel universal. En consecuencia, las familias y personas más potentadas de la ciudad acudieron a la velada y la prensa así lo haría memorizar al acertar a conocer en los días previos los nombres de quienes habían adquirido sus boletos, entre los que se contaba a José Errázuriz, Rosa Arab, Ascanio Tagle, Francisco Werchez, Eladio Romanini y a las familias Ariztía Ruiz, González Viario y Lamarca Barros 186. En esquema, fueron tres fechas disímiles: la primera en el Serrano y gratuito; la segunda en el municipio y asimismo sin costo; la tercera en dependencias edilicias pero pagada. Esta fue la breve trayectoria de un ciclo que no prosperó, como ni el museo de corte aristocrático que se proyectaba y que imparcialmente para 1946 el municipio daba como un hecho. La inoperancia municipal y el fatuo intento del Círculo de Divulgación Cultural no fueron los únicos esfuerzos de coordinación cultural de la élite melipillana, aunque sí los más breves. Como luego se mencionó, al Conservatorio de Música, cuya costura docente era permanente entre los meses de marzo a diciembre, se le sumó el Cuadro Primoroso de la Escuela N 11. Bajo la Piloto de Marcos Bataller reclutó a personas interesadas en formar parte de un nómina y llevar a escena obras dramáticas, especialmente de Armando Moock y que, tras una pausa, continuó de la mano de las profesoras Isaura Gabán, Graciela Valenzuela y Elsa Segura. Su representación era presentar obras teatrales con el afán de satisfacer el interés de miembros de la comunidad y siempre atinar una mano a beneficios escolares.

135 riormente, durante los años cuarenta, llegó el radioteatro, con Arturo Moya Grau, Luchita Botto y Anita González, entre muchos otros. Y incluso los melipillanos pudieron ver y escuchar a artistas de fama internacional, como el argentino Hugo del Carril y Leo Marini, por mencionar a dos. En los cuarenta todavía hubo actividad artística amateur de la ciudadanía, Triunfadorí lo demostró la existencia del Cuadro Exquisito de la Escuela N 11, quienes a través de la puesta en decorado de obras de dramaturgos nacionales, se adelantaron en una década al Ateneo Juan Francisco González. En los primaveras cincuenta visitó el Serrano el trío mexicano Los Panchos y la actividad teatral aficionada emergió con fuerza de la mano del Ateneo. Pero en losaños sesenta, Roberto Sagredo y José Massoud crearon el concurso Buscando la Mejor Voz y Conjuntos de la Zona, logrando resistir al Serrano a su máxima expresión artística y musical de la década, en la cual incluso arribaron integrantes de la Nueva Onda musical chilena. En el Cinema Palace se continuó con el Buscando la Mejor Voz y con el Súper Show 007 de Oscar Arriagada. En los inicios de la período del setenta, llegaron artistas de auge mundial como Dean Reed, Arbitrio Lamarque y Camilo Sesto. Próximo a toda esta actividad, Eduardo Mallea impulsó en esta período una serie de espectáculos teatrales de primer nivel, traídos principalmente desde Santiago, y asimismo gestionó la importante recepción de los Niños Cantores de Viena, en una larga relación de actividades promovidas por el docente. La dictadura marcial en un principio no afectó a este auge de presentaciones artísticas que vivía Melipilla no obstante desde los sesentas. Los perjuicios en la programación artística de los teatros se vieron más aceptablemente en la plazo de 1980, extendiéndose con más agravación a la de 1990, con el Teatro Serrano maltrecho y en desuso, y el Palace semicerrado.

Y había un último factor, singular que marcaría todo el siglo XX y que sería el corazón de la construcción de teatros: el inicio del cinema y su instalación en Chile. La irrupción del séptimo arte y su recibimiento en Melipilla En Francia, específicamente en el subterráneo del cloruro sódicoón Indio del Gran Café, ubicado en el N 14 del Boulevard des Capucines de la ciudad de Equivalenteís, los hermanos Louis y Auguste Lumière proyectaron durante 30 minutos imágenes en movimiento, con candil y personas vivas en una tela en que transcurría la vida misma. Los hermanos Lumière iniciaban y mostraban en diciembre de 1895 a 33 afortunados lo que más adelante se conocería como gran pantalla e inundaría galpones, teatros, salas y biógrafos 78. Pimiento no tardaría en ser parte de este extraño invento y un año luego se proyectaron en una sala del Teatro Unión Central, de Santiago, las cintas Salida de los Obreros de la Manufactura, El Regador Regado, Venida del Tren a la Ciudad, entre otros registros de un minuto y medio 79. La novedad impactó a la sociedad santiaguina y porteña, que para los primeros primaveras de 1900 se habituaría a presenciar estas cortas proyecciones en 78 Explican Mouesca y Orellana que con el nombre de biógrafo comenzaron a conocerse las salas de exhibición de películas y del género cinematográfico en sí, denominación que fue habitual hasta los primaveras 40 en el país. Al respecto: Mouesca, J. & Orellana, C., Cine y Memoria del Siglo XX, Santiago de Ají, LOM ediciones, 1998, p En el Teatro Unión Central, en el año 1896, se transmitieron los primeros filmes de los hermanos Lumière. Al respecto: op. cit. Mouesca & Orellana, p

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *